27.12.04

Mmmmm...gente que aparece y se bifurca:
- Si pudiera quedarme todo un dí­a haciendo sólo una cosa, elegirí­a oler cuellos y aplastar hormigas.
-Pero esas son dos cosas.
-Entonces elijo oler cuellos.

1 comentario:

Saudade dijo...

Flazh mental : Los venenos , El sábado tío Carlos llegó a mediodía con la máquina de matar hormigas. El día antes había dicho en la mesa que iba a traerla, y mi hermana y yo esperábamos la máquina imaginando que era enorme, que era terrible. Conocíamos bien las hormigas de Bánfield, las hormigas negras que se van comiendo todo, hacen los hormigueros en la tierra, en los zócalos, o en ese pedazo misterioso donde una casa se hunde en el suelo, allí hacen agujeros disimulados pero no pueden esconder su fila negra que va y viene trayendo pedacitos de hojas, y los pedacitos de hojas eran las plantas del jardín, por eso mamá y tío Carlos se habían decidido a comprar la máquina para acabar con las hormigas( ...)( adoro ese libro!).