22.12.05

Tropecé y caí­ en un lugar común. Como resultado obtuve una personalidad obtusa que no puede respirar con naturalidad y que levanta el meñique al tomar el té, o al escribir a máquina.

2 comentarios:

del sesentayseis dijo...

No te preocupes por lo del dedo levantado, es hasta casi divertido, sobre todo cuando es uno mismo el que se da cuenta.
Lo de la respiración no me quedó claro.

hugo tortora dijo...

sin embargo....

prefiero los lugares comunes con contenido.....

que los diferentes pero vacíos....

aun así, concuerdo contigo, me gusta más lo original pero hermoso