27.7.06

Trastornos del Narcisismo
Perfil clínico
Por Alberto Abaigar

Los fenómenos vinculares pueden clasificarse, dividirse o caracterizarse según desde qué modalidad se los observe, y es aquí donde se pone en juego la teoría que se sustenta.
Una modalidad es observar el ínter juego vincular desde las estructuras psicopatológicas. Cuando Freud hace esta observación, las estructuras psicopatológicas se dividen en dos grandes grupos: las neurosis de transferencia y las neurosis narcisistas. Podríamos decir que esta es la primera nosografía psicoanalítica, propia del psicoanálisis la que lo ayuda a sustraerse de la influencia de la clínica psiquiátrica clásica.
Kohut trabaja ya con posterioridad una psicopatología en la que él distingue la neurosis, la psicosis y el narcisismo patológico.
La neurosis y la psicosis tienen una historia más larga de estudio. Desde el punto de vista psicoanalítico la investigación freudiana se centra en las neurosis; comienza con las neurosis histéricas y unos años después, hacia 1900 se abre también la investigación de los cuadros obsesivos y fóbicos. También en esta época profundiza el estudio de las psicosis. El narcisismo patológico por el contrario comienza a perfilarse como un conjunto de cuadros psicopatológicos hacia 1940-1950, con trabajos significativos que datan de 1970.
¿A qué se alude cuando se habla de narcisismo patológico?

Cuando se habla de narcisismo patológico se trata de aquellas situaciones en las que no hay suficiente estabilidad, no hay suficiente cohesión en la representación del sí mismo, está perturbada la estima que el sujeto tiene en relación a las representaciones de sí mismo, y está muy afectada la discriminación entre las representaciones de sí mismo y las representaciones de otro, aquellas que representan a los otros.
En circunstancias en que un sujeto ve amenazadas sus representaciones de sí mismo, su estima y su cohesión , como, por ejemplo, lo que sucede en un despido, divorcio o duelo, es decir cuando ?se le cayó la estantería?, es posible que atraviese un estado de confusión y aún falta de discriminación, pero pasado ese primer momento, puede empezar a evaluar, constatar, analizar qué fue lo que pasó, hablar con su amigos , pide ayuda, consulta, y, con el tiempo restablece cierta estima de sí mismo.
En casos de narcisismo patológico, ante la misma situación, puede empezar a emborracharse sistemáticamente, pasa a una tal no estima de sí, a un ataque dirigido a las representaciones de sí mismo, que tiene que ser detenido con el alcohol. O, puede tener reacciones de tipo borderline: comienza a tener una agitada vida sexual, de juego, y a lo mejor si es mujer, inicia una prostitución abrupta. Tiene que encontrar algún modo de sostener imágenes de sí, sean positivas o negativas, pero que lo saquen de ese estado de marasmo, de confusión y de indiscriminación aún entrando en otros estados de indiscriminación.
Otra reacción de narcisismo patológico, en el mismo caso, por ejemplo, de un despido, puede ir y prenderle fuego a la oficina de personal, donde están archivados los despidos, cosa que no sólo no impide su despido sino que además va preso. Son conductas psicopáticas frente a un ataque al self, hay una situación de crisis y el sujeto no puede usar medios eficaces para restablecer la representación de sí mismo.
Esta imposibilidad está estrechamente relacionada con los procesos identificatorios, o el proceso de formación de imágenes que se llama de narcisización. Es decir, la representación del sí mismo se crea en el proceso de subjetivación. Todo niño necesita recibir esta narcisización, es decir imagen y estima para su imagen y esto se inicia desde el momento de su gestación y aún antes cuando los padres imaginan que van a tener un hijo, ya entonces comienza a ser objeto de investidura y esto será positivo o negativo.
Tanto Lacan como Kohut, utilizan un concepto que habla de espejo, para plantear que la imagen de sí mismo en cada sujeto humano se detecta en el otro. Esta función de espejo dadora de imagen y de estima se sostiene en el otro, el otro materno, donde el niño empieza a mirar su imagen. Este es un concepto básico de alienación que ya aparece en Hegel, Marx y Freud.
Y hay relaciones en espejo que dan lugar a un narcisismo normal y hay reacciones en espejo que dan lugar a un narcisismo patológico.
Por supuesto esta relación diádica no se agota en sí misma sino que se conjuga con una vínculo triadico y otro grupal. Mientras hay dos cada uno funciona como absoluto para el otro, cuando hay tres ya los otros se relativizan porque cada uno tiene más de una relación. Cuando esta función de espejo, no cumple con ciertos requisitos el sujeto no pasa al nivel de las neurosis, funciona en el nivel del narcisismo patológico.

Formas de Narcisismo Patológico:

···Personalidad infantil
Es una situación simbiótica muy intensa, de absoluta dependencia con el otro que lo sostiene y todo movimiento en esa díada simbiotizada altera la fisiología del organismo, trae enfermedad. No son las somatizaciones que acompañan a la angustia neurótica. Aquí pueden situarse las adicciones en general y los trastornos de la alimentación no neuróticos, (obesidad, bulimia y anorexia).
···Personalidad "como si"
Falta de representaciones de sí mismo, que le hacen al paciente tomar prestadas representaciones de otros, son como trajes que el sujeto se pone. Una paciente puede decir: ?yo cambio de novio cada dos años, según lo que es mi novio soy yo, entonces fui política de izquierda, después fui persona del espectáculo, de la farándula, actualmente estoy en el rugby?; pero ella no juega, juega él, vive en el ambiente del novio; entonces dice, ?yo me meto totalmente ahí, ¿pero dónde estoy?...
A diferencia del enamoramiento, planteado por Freud en ?Introducción del narcisismo?, donde uno busca su self en el otro, pero también hay un retorno, hay idas y vueltas que permite encontrarse con que hay dos. En cambio en el falso self, no hay retorno. El sujeto no retorna hacia sí, porque ahí está vacío, ahí o hay nada, entonces se aloja parasitariamente en el otro, se sirve de las representaciones de sí que el otro tiene. Estas imágenes o representaciones giran alrededor de las imágenes ideales. El otro encarna el absoluto ideal hasta que falle. No hay grados, entre el ideal positivo y negativo no hay grados intermedios. O es un genio o es un bruto, no es que le fue mal en un examen y busca en qué falló.
···Boderline y Perversiones Sexuales
Son cuadros complejos, con sintomatología muy intensa pero específicas a la sexualidad por un lado, es decir trastornos en las representaciones de sí que remiten al propio cuerpo sexuado y al cuerpo sexuado del otro sexo, y por otro lado, alteraciones de las representaciones del propio cuerpo, pero también del rol social, del propio lugar en la familia, en la sociedad, en la discriminación, en la estima. Son fenómenos que se acercan a los cuadros psicóticos, de ahí la expresión "border" o fenómeno de frontera.

Uno de los elementos salientes en los trastornos del narcisismo es la confusión. En la clínica esto se traduce en la falta de un motivo específico de consulta, no hay un síntoma. Cuando se le pregunta ¿por qué viene?, responde: "por todo", Es una respuesta llamativa, es decir "el conjunto de mi self es un problema, no se sostiene, no tiene cohesión. Vengo por todo, para que me haga todo. Vengo a que me críen, a que me den una relación en espejo estructurante que no he tenido". También aparece el "no sé qué quiero". Problemas vocacionales, que exceden la temática adolescente. Todo es un gran desorden. No se puede pensar en términos de llevar algún registro y organización de datos.
En síntesis:
· El primer rasgo del trastorno narcisista es: Toda la problemática está centrada en el sí mismo, es decir en las representaciones del sí mismo, la coherencia, su estabilidad. La pregunta es ¿quién soy y cuánto valgo?
· El segundo aspecto: toda conducta propia o ajena define variaciones en esos parámetros de coherencia, estabilidad o valoración: "dado que me hacen esto o aquello yo soy?"
· Tercer dato: las representaciones se manejan en extremos absolutos, yo ideal o su negativo absoluto.
· El cuarto elemento clave en este síndrome es el déficit de configuración del esquema corporal y en la objetivación de la imagen del cuerpo propio. Ella dice, "a veces me veo hecha un cerdo, estoy gordísima". ¿Cuánto le sobra? Uno pregunta, "novecientos gramos", dice ella. Cuando hay un problema con la imagen corporal, que es una extensión al cuerpo de las imágenes del sí mismo, no mira en realidad su cuerpo, mira su sí mismo, y entonces ¿qué es lo horrible?, ¿el cuerpo?, no, el estado de las representaciones, de sus valoraciones, eso extendido, aplicado al cuerpo.
· Finalmente este trastorno involucra restricciones para un investimento libidinal del otro, en tanto ese otro esté colocado fuera de la órbita del narcisismo, de la díada. Es difícil que el individuo se pueda relacionar en cuanto sexual y/o genital porque está involucrado más en la etapa pregenital propia de esa díada. Una fijación en un estadío oral, pide alimento y sostén. Importa más incorporar imágenes de sí que interactuar en términos físicos. La sexualidad en nuestros días padece de un trastorno similar, su degradación, a expensas de una imagen ideal.

1 comentario:

orgasmo auditivo dijo...

Soy putamente narcisista... =( Pero sigo aferrándome de la "crisis de adolecente"

te amo