16.3.07

Ayer tenía ganas de romper algo y Mapuche me dijo: -Pateá una caja de cartón.Como no había ninguna caja de cartón cerca, deliré tirar al gato por el balcón (es sólo un piso), al grito de "Dale! Caé parado!". Pero mi apoteótico final consistió en brincar cinco o seis veces y golpear un almohadón desacostumbrado.Lo que sirve mucho en esos momentos es pedirle a un amigo que te sostenga de la cadera mientras vos intentas zafarte corriendo.

Hoy, mientras volvía de Buenos Aires con un bebé en brazos, miraba mi cara en el espejo retrovisor del costado. El ceño apenas fruncido, la boca rara y los pensamientos en llamas: al costado de la autopista había un hombre limpiando el pasto, y más acá, dos pintando una rejita de un coso de electricidad.

6 comentarios:

Anabella dijo...

Hola, gracias...

Abrazo

... yo he terminado dandóle patadas a una llanta en casos de ira y extremo dolor... (me tildaron de loca, no es casi instivo acaso, descargar la ira mental físicamente? soy pacífica entonces la descargo contra mí)

Simona Jean dijo...

Hola Enana! No te olvides de cambiarme el Nick!!! *Simona Jean* o *Cuestion de Ego*
Te mando un beso grandote
***muaaaaaaaaaaaaaaa

Simona Jean dijo...

acabo de matar a cuestion de ego, pobrecito. *quiero postre* el ultimo jajajaja.

sie dijo...

Aquella autopista...

Yo nunca sé qué hacer cuando siento eso... me dan ganas de salir a correr hasta el fin del mundo.

Te quiero, te extraño

Anónimo dijo...

1 hora de taebo... simplifican bastante la vida...
Lore

sie dijo...

¿Cómo andas? Te extraño... quisiera verte de nuevo, creo que mejoraría un poco ...
Besos