10.11.09

Anarquismo posmo-pelotudo.

Orden cronológico según el calendario gregoriano: Las mismas zarpadeces en el laburo, que hacen que lo primero que te diga al llegar sea: Esta, es toda para vos? y que vos te rías, entre resignada y dormida. Luego, Juanito que te quiere asesinar por asfixia y las mismas sandeces de siempre. Haber soñado con vos. Despertarse en medio de un sol rajante y que el orden cronológico se vaya, por fin, al carajo. Te reís. Ya no te improtan esas cosas que antes te hacían fruncir el ceño. Querés otras cosas que antes imaginabas lejos. Decís: Miranda da ganas de vivir y carcajada de Leti resuena, sabiendo que del otro lado está escuchando el hombre Y griega al revés.
En la psico, empezás hablando de todo lo que pensás en comenzar a decir y terminás llenándote la boca con lo mismo, pero distinto, esta vez. Crees que realmente el cambio está sucediendo. Mañana hay paro nuevamente: gano tan poco que hago malabares para pasar el mes, así que el descuento del día me da lo mismo, la plata no me importa, los malabares los voy a tener que seguir haciendo igual. Cajero automático: algo que ingresó a tu vida y se transformó en cosa común, sin que te dieras cuenta. Esta soy yo? esta, a la que ahora se le lava el mate por estar el agua muy caliente? No importa ya encontrar lugares en los que encajar. Entraditas de Divididos, desde el sábado, cuestan diez pesos más, porque las ventas venían bien. Flor de hijos de mil puta. Mínimo, que el sonido sea excelente, chorros.
Ya fue. Las tengo en mis manos y poguearé mil empapada al ver a Arnedo tocar ese bajo mágico.
Lo más insólito de hoy: vas a buscar la orden para hacerte los análisis, se venció el seis, por eso no te la pueden autorizar en ioma. Llegas al laboratorio agreta y le decís, lisa, puta y llanamente a la minita que te atiende: no le podemos poner un uno acá? (señalas adelante del seis). No, te dice. Por qué? replicás, es lo mismo...Su respuesta se lleva el Nueve de Oro a la hipocresía: porque no corresponde y no lo hacemos. Decís bueno, y te vas. Sus palabras resonarán en tu cabeza, hasta que por fin esa orden sea autorizada. Te quedaste con ganas de preguntarle si nunca había estacionado en doble fila, porque no corresponde hacerlo, si nunca había manejado y hablado por teléfono a la vez, porque no corresponde, si nunca se había tragado el semen de su marido infiel, sólo porque tragarse fluidos seminales no corresponde. Pero que mujer tan correcta. Te quedas, también, con ganas de escupirle un: estás avalando a la puta burocracia con tu estupidez. Idiota.
Vas a la librería de 54 entre 11 y 12 y te comprás una bic trazo fino. Apoyando en el asiento de tu bicicleta, le agregás un uno al seis y presentas la orden en el laboratorio chiquito que queda cerca de tu ex casa. Te la autorizan. Si todo sale bien, mañana te sacás sangre y el sábado tenés los resultados, incluido el hiv tan temido. Y salis con una sonrisa pensando que le hiciste el orto a ioma y a la frígida burocracia. Te sentís una anarquista venida a menos y te vas en tu bici escuchando Miranda. Ja! Todos somos contradictorios, señora.
Justo en este momento, te olvidaste de escribir que antes de pasar a buscar la orden por el anterior laboratorio mediocre, creíste cruzártelo a él y se te heló la sangre: el momento tan temido llegó, claro, cómo iba a ser posible no cruzármelo en esta puta ciudad tan mínima en donde no podés huir de nadie? Es su remera roja, es su bolsito, es su pelo, le creció. Pero...qué hace con esa bici? Lo alcanzás a base de pedaleadas histriónicas. Pero al ver de cerca su perfil, respirás aliviada: no es él. Te vuelve el alma a la concha. Pero que ser más parecido a ese otro ser!
Y con el alma en la concha, te das cuenta de que te pasaste 3 cuadras, das la vuelta, te reís y te decís a vos misma en voz alta: qué pelotuda.
Me gusta esa chica que va al laburo y se ríe con las cosas que río y que hago. Le ofrecí que se quede con la manta de lana que tejí. Me surgió, qué sé yo. me respondió que sí, blablabla. Se la voy a mandar por correo a su casa. Estaría bueno usar el correo del laburo, porque ni ganas de pagar una encomienda. Viva el anarquismo posmopelotudo.

2 comentarios:

Violeta dijo...

jajajjajajajaj
PEro me hiciste reir mucho Chulesss!!!!!
Te amo

Limada dijo...

Sos genial. Me hiciste sonreír, y sonreír, y hoy no es un día se risita fácil eh!
=)