24.3.10

Hijos digeribles

Ella se acepta y hace lo que le da la gana, no lo duden. Ni se lo aconsejen, porque llegan tarde. Ya lo hace.
Y no es que se preocupe por lo que piensen los demás, es que le jode un poco (como a mí) que haya tantas cosas establecidas sin razón alguna y sobre las que nadie se cuestiona, cosas que se acatan sin más. Y si haces lo contrario te miran como hereje. Hereje de una puta religión social que los salva de pensar, repensar profundo, dar rodeos y andar por límites entre cosas que no están separadas, porque nada lo está.

- No me voy a casar- Cual nena encaprichada con un algodón de azúcar.
- Vas a ser una solterona?- Léase el sufijo -ona en señal de malhumor y malcojidez despectiva. (Soltera=infeliz, casada=vida plena, dice la sociedat)
- Si - Sin ganas de agitar que seguramente él se casará y soñará con romper otros culos. - Y tampoco voy a tener hijos.
- Por qué?
- Porque no nací para ser madre.
- Cómo sabes? Si no tuviste hijos, tendrías que tener hijos para saber que no naciste para ser madre.
- No, eso se sabe. Los hijos no son una comida que uno prueba y dice: "no me gusta".

(Por este tipo de acotaciones es que me amo)

3 comentarios:

laumajo dijo...

sabes que los hijos pueden ser eso y mucho más, por eso te enseñan tolerancia cuando tenés ganas de aprender o te pueden mostrar lo cobarde que sos y?...es la vida a la que hay que atravesar. No todo esta dicho, no todo está escrito, esta todo por hacer y quizás mucho por desaprender, la unica religion válida es la que vos construis con vos para vos y desde vos,si queres hasta le podes poner nombre y tener programa de radio y de t.v aleluia hermana.

Limada dijo...

cada día te amo un poco más.
:)

sos mi hermana, ayer, hoy y siempre

握壽司Stanley dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.