30.4.10

(Quedate con la anécdota)

Chupar la sangre de las heridas está bueno.
Y chupar en general, pasar la lengua, aunque a veces dan ganas de ir más allá y morder fuerte.
Una vez, en salita de jardín, le di un beso a una amiga que estaba al lado y se me fue la mano con el amor y la mordí. Y me pusieron en penitencia.

2 comentarios:

Jorchu dijo...

si
siempre se me quejaron de q muerdo:P
jajaja
t quiero amibaaa

Ye. dijo...

jaja Un mordisquito a veces viene bien, igual reaccionamos más así :P