4.9.10

Mágicamente todo lo que necesito viene a mí sin esfuerzo y sin temor, con extremada satisfacción y con infinito amor. La culpa y el dolor ya no existen. Tampoco el lamento y la autocompasión. La culpa y el dolor ya no existen, tampoco los celos ni la posesión, no existe la traición.
NaveTribu

1 comentario:

helen* dijo...

sublime.
como todo lo que escribis.