29.3.11

Pedorra analogía




Es, quizás, muy común saberse intrigado por la soberana estupidez de quiénes asistirán a nuestro entierro.
Bueno, ayer, mientras atravesaba 60 una de las tantas veces que atravieso 60 por día, pensé.
Pensé que la forma posmo de saber eso es perder tu celular (o hacer de cuenta que lo perdiste) y mandar un mail (de los que nos suelen llegar a todos) a toda la gente que conocemos, diciendo que, efectivamente, perdimos o nos robaron o asesinamos nuestro telefonito y, ergo, todos los contactos, y que, por favor, nos manden un mensaje al mismo número de siempre así volvemos a conformar nuestra agendita pedorra.
La gente que te mande un mensaje, esa es la que asistirá a ver tu cadáver en un cajón.
Ahora, si elegis que te cremen, no sé.

No hay comentarios.: