26.4.11

Anecdótico

lundi 28 juin 2010

Lounes

Está bien, lounes otra vez, los vidrios de la cocina empañados y vos, que no sos mi primer pensamiento en la mañanamadrugada, pero si el tercero o el cuarto. Y si antes los lunes costaban, ahora cuestan el doble, porque, claro, me recuerdan que falta una eternidad mutante para el viernes y, quizás, verte.
Verte el viernes verde.
No es que la semana me pese, me pesa un toque la distancia, pero no tanto porque puede más todo lo lindo: tus besos y tu boca.
Nos gusta comenzar a tener aventuras en el GBA, comenzar conociendo los infinitos micros (se dice colectivo) que no paran de pasar durante la noche fría con mis manos calentitas entre la piel y la ropa, conocer remisseros kuryakis que duermen en el sillón y miran por la ventana y luego nos cuentan que son platenses y extrañan la vida en tu ciudad.

En el tren de ida, sonreír y decir que no cuando te ofrecen cds, preguntar a extraños en dónde estamos y cuánto falta, no saber en qué idioma hablan los cuatro de al lado y sonreír una vez más oliendo el faso que alguien se está fumando quién sabe en qué andén.

En el tren de vuelta, dormir y regocijarte al descubrir que ya estas en Gonnett y falta muy poco para entrar en la cama. Sola pero no. Con la otra almohada al lado.

1 comentario:

Violeta Color dijo...

faaa, que lindo de lindo !

Abrazo grande para vos.


Hoy vi alguien parecida a vos, y tenía ganas de que fueras vos, y saludarte, en medio de esta noche tan rara, pero no.
Igual, fue lindo pensar que podíamos llegar a cruzarnos