20.6.11

Proyecto cartele

Le gusto a mi vecino. Y él también me gusta a mí.
Y somos tan tontos que lo único que atinamos a intercambiar son dos miradas y un par de saludos tímidos y elogiosos.
Hola bonita, cómo estás?
(Hoy vestía de rojo)
Bien, y vos?
Y me sorprendió, siempre me sorprende su presencia y siempre respondo lo mismo, nunca le digo lo que planeo decirle, cosas como "me llamo Julieta" o "te invito unas flores".
Tiene una minicrestita atrás y trabaja haciendo carteles. Es lo único que sabemos.
Me paraliza la idea de que puedo gustarle a alguien, de que hay vida más allá de la otra vida.
Me paraliza la sensación de que un par de palabras lindas puedan abrir todo un mar de posibilidades y puedan hacerme dar cuenta de que otras cosas son posibles.
Me paraliza la sorpresa?
´


Quiero dejar registrado también que hoy me encontré una papa en la calle, yendo al chino de 25 y me la traje, claro.
Proyecto de freegan.

2 comentarios:

Rod. dijo...

Dale. Golpee la puerta de su vecino y dígale: "me encontré esta papa en la calle, y pensé que te gustaría, no sé, plantarla, y quizás, ver como tuberculitos luego aparecen en la maceta. Me refiero a ver "juntos" como es que ello sucede. Y pensar, no sé, si seguimos plantando papas el resto de nuestra vida".

ChuLs dijo...

Jaja, qué cosa más tierna!! :)