24.6.14

Soy un Cronopio

No soporto el vacío y lo relleno con viejas actitudes que regeneran viejas personas que me regeneran viejos sentimientos.
Viejas sensaciones de soledad, tristeza, abandono, desinterés, y ganas de nada.
Como ya alguien dijo, México es la sociedad del mevaleverga-mechupaunhuevo.
Los códigos acá, no voy a decir que no existen porque presupongo que en toda sociedad hay códigos, pero son muy diferentes a los códigos con los que yo y mi entorno de toda la vida, incluso mi entorno más cercano de ahora, conoce y maneja.
Hablo por mí, hablo por experiencias varias de gente cercana.
Si tuviera ánimo intelectual, podría hacer dos cosas: podría escribir un ensayo acerca de cómo influye el miedo en diversos ámbitos de la sociedad mexicana o podría darle forma de novela a diversas historias de locura amorosa, para llegar a la conclusión de que es todo al pedo y aquellos que te dicen que sos dramática, loca y novelera, tiene el germen del mevaleverga en la piel, clavado en el ADN, y cuando eso ocurre, no hay vuelta atrás.
Lo mejor es irse.
Y ese es trabajo de cada quien.
En este caso, mío.
Por eso, queridos camaradas, me pone feliz comunicarles que en septiembre me voy a Argentina.
Y ahora aplico yo el mevaleverga, caiga quien caiga, cueste lo que cueste, me voy, no me importa nada.
Me voy a inyectar amor y prepotencia social.
Pero falta un montón.
Qué cosa la vida.
Cómo es crucial la diferencia entre estar realmente sola y sentirse sola, estando con alguien. Que lo segundo jamás te ocurra, persona.
Acá en Playa las personas se siguen yendo, físicamente y no, he perdido amigos, pero como soy de esos seres sentimentales, creo que los amigos no se pierden, si se pierden, no eran amigos, sólo personas que vinieron un ratito a enseñarnos quién sabe qué.
Entonces le agradezco y ya. (Cómo si fuera tan fácil dejar ir para Chuls).
No sé, boludo, fijate.
A veces también creo que cuando más uno se acerca a los seres mevaleverga, estos se van, se alejan. Y esa especie de histeria no me gusta, no me deja cómoda.
Yo vivo la vida hoy, y si hoy no lo hacemos, si hoy no los disfrutamos, si hoy no, entonces, qué?
No sé, unos le llaman Carpe Diem. Los seres mevaleverga (también conocidos como famas cortazarianos) le llaman intensidad.

Fucck off, soy un Cronopio. Y tú también, aunque trabajes en el Gobierno.


Ahora me ocupo de pasar el menor tiempo posible en mi trabajo, porque no me gusta la vibra que hay ahí, y por ahora me re cuesta cambiarla. Y me ocupo de pasar más tiempo con la familia que me formé acá y de mamar música. Los pibes de la casa, cada día más lindos, la gente-ángel que apareció y aparece...esas cosas tan básicas, el amor de hermanos de vida.
Gracias pué.



























No hay comentarios.: