3.7.14

Mancomunar

Había un barco, vos manejabas. Tus amigos estaban enajenados con un partido de fútbol y un juego, al que me invitaban a jugar. Alrededor de una mesa.
Me dicen: piensa por un momento, cual es tu voluntad?
Sólo obtuve un beso. Leve, suave, bla.
Tu vivías en mi casa, pero mi casa quedaba en Buenos Aires y yo decidía tomarme el bus, y no el tren, para volver a mi casa en La Plata.
Estaba tu mamá y me pedía que le arreglara algo de su computadora, que tenia una pantalla chiquita.
Vos me hablabas de una amiga peruana. y yo no entendía nada, pero era lindo sentarme upa tuyo y sentir el vaivén del barco mecernos.
Me preguntaba cosas mentalmente, pero no te las decía porque no quería generar polémica.
Aprender de los sueños?
O comerse los ovarios para que dejen de doler?
Haz el cuerpo del poema con tu cuerpo, Alejandra.
Haz la tela de tus ropas con metáforas, Julieta.
Haz, haz lo que sea pero haz.

Acá, en esta realidad, ayer me sentí extremadamente bien.
Mis manos tocaron un cajón (peruano también, como tu amiga onírica) cada día menos tímido, es necesario perderle el respeto a la música, al ruido, al cachivache.
Sos un cachivache, que lindo.
Y luego, salen y se generan vivencias de esas que nos mancomunan.


No hay comentarios.: