7.8.14

Homenajito a Oliverio

Lloro por nada. Por nada, no. Lloro porque falta poco y porque todo me emociona. Encontraron al nieto de Estela, un referente. Muchas esperanzas. Lloro porque lloro y porque no lloro, lloro sólo para saborear las lágrimas, pero más que nada lloro porque estoy viva y me sale. Lloro de felicidad y ganas. Lloro de besos. Llanto hueco que desborda. Llanto que muestra dientes, lloro porque si y porque no y porque sé que las lágrimas no son patrimonio exclusivo de la tristeza, mas si de la vida.




OLIVERIO

No hay comentarios.: