10.8.15

De series y ciclotimias

Casi 3 meses sin escribir es mucho tiempo.
Una revolución de aconteceres me oleó el alma.
Estamos cacareando independencia.
La frase no es mía, sino de Dolina.
Recuerdo aquella época en el monoambiente de 61, cuando fumaba flores de mi planta hermafrodita y miraba Lost. O Twin Peaks. Sola, mucha soledad, en mis fiacas y con Marla. Fue una época disfrutada de mi vida, sin embargo ahora la recuerdo con un poco de tristeza.
Luego, mientras salía con aquella chica morena, comencé a mirar Breaking Bad, sola, sin ella (juntas mirábamos otra serie), y mi vide se llenó de repentina violencia, no sólo por esa serie, sino porque yo estaba seria y comenzaba a ver toda la oscuridad que me rodeaba, en esta ciudad tan llena de espiritualidad, pero también de profundidad drogadicta y merquera.
Luego de ese metejón violento y no respetuoso, me vi obligada a reir, y entonces, repetí Friends.
Y ya no me acuerdo la continuidad de series...ah, si, le siguió Six feet under, preciosa, pero que me hizo obsesionar un poco con la muerte.
Y así, como los momentos, las series se van alternando entre risas, seriedades, obsesiones y amores.
Una serie para cada momento de la vida, un libro para cada amor, un color para cada decisión.
Hoy decido púrpura.

Adelanto próximo post (dentro de cinco meses): la derecha y la izquierda siguen existiendo en las palabras que usamos.

No hay comentarios.: